“Tiempos de Hoguera”: el documental que denuncia la caza masiva de “brujas” por …

Publicado el 29 de octubre, 2016 por Daniela Aceituno

Reseñas

Este documental, que dura cerca de una hora y que va mostrando ilustraciones que retratan la época medieval intercaladas con reflexiones de diversos/as antropólogos e historiadores/es, nos presenta la cruda matanza realizada en Europa a cerca de 9 millones de mujeres (y quizás mucho más) que entre fines de la época medieval y comienzos de la época renacentista desarrollan y van transmitiendo unas a otras una cierta sabiduría humana, labores de sanación a través de la medicina natural y manejo y control de la sexualidad y la reproducción.

La legitimación divina del poder soberano que residía en la corona del Rey y la inseparabilidad entre la Monarquía y la Iglesia católico-romana, justificó, en el contexto de la Inquisición, la persecución, arresto, tortura y ejecución de muchas de estas mujeres.

A estas denominadas “brujas” (término usado de manera peyorativa) se les castigaba por no responder al parámetro social y cultural respecto de lo que se esperaba de una mujer de la época, relegada fundamentalmente a las labores domésticas y a la administración de los bienes y los hijos/as. De algún modo, estas mujeres que desarrollaron un saber propio, eran consideradas herejes, pecadoras e insurrectas por el deseo de querer controlar el destino de sus propias vidas a través de estos mecanismos de curación y control de sus cuerpos y ayudar a otros/as.

Muchas de ellas, sabiendo que eran perseguidas, actuaban en la clandestinidad y cuando alguien las necesitaba acudían asumiendo un alto costo por ello: la muerte. Incluso estas mujeres eran traicionadas muchas veces por los mismos asistidos, pues con ello se honraba de alguna manera a la Iglesia o no se estaba del lado del mal, figura con la que se les asociaba con frecuencia. Se configuró una creencia popular de que muchas de ellas habían hecho un pacto con el diablo.

El documental muestra de qué manera la cacería de brujas se convirtió en un negocio rentable para la cadena de administradores de la justicia (incluyendo policías y abogados/as), lo cual fue sostenido económicamente por la iglesia por muchos siglos. Las mujeres que eran apresadas eran obligadas, a través de diversos métodos de tortura que iban aumentando en intensidad, a denunciar a otras y de esa manera fue posible alcanzar a muchas otras más.

Cuando las mujeres eran capturadas se les castigaba física, psicológica  y sexualmente, se les cortaba el pelo que era signo de femeneidad y sensualidad (apelando a la historia bíblica de Sansón y Dalila) y luego se les quemaba vivas en las plazas públicas a la vista de todo el pueblo, incluso de sus propios/as hijos/as y maridos. De hecho el documental señala que muchas generaciones de niños y niñas fueron criados/as sin sus madres. De esta manera, se amedrentaba a que otras no siguieran practicando sus “hechicerías”, que se interpretaban como desobediencias a la doctrina eclesial.

Estas mujeres “brujas” representaban una amenaza para el poder que tenía la Iglesia Católica sobre las vidas y destinos de las personas, pues de alguna manera no sólo “ofendían” al rol social esperado para las mujeres en aquella época sino que también podían llegar a reemplazar la labor de muchos sacerdotes con respecto al acompañamiento y consejería espiritual, que hasta ese momento era un ámbito de poder exclusivo para ellos.

Un documental como éste se hace muy necesario de revisar en estos tiempos que vivimos. Usualmente vemos o escuchamos a las iglesias (ya no sólo a la católica) satanizar, desvalorizar y considerar como una amenaza que atenta contra el proyecto del Reino de Dios a aquellas mujeres que alzan la voz, que generan quiebres de estereotipos y les hacen perder el control histórico que han tenido sobre sus mentes y cuerpos. Un documental como éste reivindica la idea de “bruja” que se nos ha transmitido y nos aclara (como diría Myriam Wigutov) que esa palabra en inglés “with”, proviene del griego “Baq” que siginifica “mujer que conoce su poder y lo usa” o “mujer que conoce las palabras mágicas o de poder”.

Gracias a este documental, las mujeres renovamos la certeza de ese poder ancestral que tenemos, y hacemos memoria de nuestras mártires, agradeciendo por esa porfiada osadía que sostuvo la vida pero no cualquier vida, sino aquella que es abundante y plena para todos y todas.

“Tiempo de hogueras” – 57 min. – Copias disponibles en el Centro Ecuménico Diego de Medellín y en el Observatorio Iglesia y Sociedad.